SALA 2

Nos situamos en el Aula Episcopal promovida por el arzobispo Dalmau de Mur a mediados del siglo XV. Constituye una de las partes más importantes del palacio bajomedieval y sirvió como capilla para obispos, arzobispos y personajes de la realeza como los Reyes Católicos o la reina María de Castilla.
Este arzobispo fue un gran promotor de las artes y nos traslada a una época en la que Zaragoza fue un crisol de culturas. El espacio es un reflejo de la riqueza de aquel momento, participando en su creación los mejores artistas de la Corona de Aragón.

 

El diseño arquitectónico sigue el estilo gótico flamígero y fue obra del maestro Isembert, procedente del norte de Europa. En la parte superior se aprecian los restos de la cubierta original, realizada en yeso tallado. Estos restos han salido a la luz en la restauración del edificio después de permanecer ocultos desde mediados del siglo XVI, momento en el Hernando de Aragón, arzobispo y nieto de Fernando el Católico, desfiguró esta capilla dividiéndola en varias alturas.

Nos situamos en el Aula Episcopal promovida por el arzobispo Dalmau de Mur a mediados del siglo XV. Constituye una de las partes más importantes del palacio bajomedieval y sirvió como capilla para obispos, arzobispos y personajes de la realeza como los Reyes Católicos o la reina María de Castilla.
Este arzobispo fue un gran promotor de las artes y nos traslada a una época en la que Zaragoza fue un crisol de culturas. El espacio es un reflejo de la riqueza de aquel momento, participando en su creación los mejores artistas de la Corona de Aragón.

 

El diseño arquitectónico sigue el estilo gótico flamígero y fue obra del maestro Isembert, procedente del norte de Europa. En la parte superior se aprecian los restos de la cubierta original, realizada en yeso tallado. Estos restos han salido a la luz en la restauración del edificio después de permanecer ocultos desde mediados del siglo XVI, momento en el Hernando de Aragón, arzobispo y nieto de Fernando el Católico, desfiguró esta capilla dividiéndola en varias alturas.

 

 

 

Esta Virgen con el Niño fue realizada por Francí Gomar en torno a 1450. Su autor trabajó en el retablo mayor y el coro mayor de la Seo, y realizó el retablo de alabastro que presidió esta capilla. El estilo germánico de este artista lo vincula con artistas del norte de Europa, como Nicolaus von Leyden.

Esta Virgen con el Niño fue realizada por Francí Gomar en torno a 1450. Su autor trabajó en el retablo mayor y el coro mayor de la Seo, y realizó el retablo de alabastro que presidió esta capilla. El estilo germánico de este artista lo vincula con artistas del norte de Europa, como Nicolaus von Leyden.

 

La Virgen del Pilar de Ejea de los Caballeros sigue la iconografía la Virgen del Pilar titular, realizada por el escultor Juan de la Huerta a mediados del siglo XV y ubicada en la Santa Capilla del Pilar. Así, el Niño Jesús sostiene con la mano derecha el manto azul de su madre, y con la izquierda la paloma, como representación del Espíritu Santo. Juan de la Huerta realizó la Virgen del Pilar siguiendo el estilo franco borgoñón por encargo de la reina Blanca de Navarra, quien la donó a la basílica del Pilar tras un incendio acecido en 1435.

 

Los dos tapices fueron diseñados por Rafael Sanzio de Urbino por encargo del Papa León X en el siglo XVI, estaban pensados para decorar la Capilla Sixtina, en Roma.

La Virgen del Pilar de Ejea de los Caballeros sigue la iconografía la Virgen del Pilar titular, realizada por el escultor Juan de la Huerta a mediados del siglo XV y ubicada en la Santa Capilla del Pilar. Así, el Niño Jesús sostiene con la mano derecha el manto azul de su madre, y con la izquierda la paloma, como representación del Espíritu Santo. Juan de la Huerta realizó la Virgen del Pilar siguiendo el estilo franco borgoñón por encargo de la reina Blanca de Navarra, quien la donó a la basílica del Pilar tras un incendio acecido en 1435.

 

Los dos tapices fueron diseñados por Rafael Sanzio de Urbino por encargo del Papa León X en el siglo XVI, estaban pensados para decorar la Capilla Sixtina, en Roma.

¿Sabías que?…

 

  • La puerta de acceso original se descubrió durante la restauración del edificio, en el año 2010 y se puede ver en la sala 5.
  • La parte inferior del retablo del siglo XV de esta capilla, se encuentra en el Museo de los Claustros, en Nueva York.
  • Si quieres conocer cómo era el rostro del arzobispo Dalmau de Mur, has de avanzar hasta la sala 9.

¿Sabías que?…

 

  • La puerta de acceso original se descubrió durante la restauración del edificio, en el año 2010 y se puede ver en la sala 5.
  • La parte inferior del retablo del siglo XV de esta capilla, se encuentra en el Museo de los Claustros, en Nueva York.
  • Si quieres conocer cómo era el rostro del arzobispo Dalmau de Mur, has de avanzar hasta la sala 9.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies