La visita de la reina María Luisa de Saboya

El rey Carlos II murió sin descendencia, lo que desencadenó la Guerra de Sucesión Española. Entre 1701 y 1713, se enfrentaron los pretendientes al trono: Carlos de Austria y Felipe de Borbón (futuro Felipe V). En Aragón hubo fuertes enfrentamientos entre los partidarios de Felipe V (1700-1746) y los del archiduque; mientras que en Castilla los pro-Habsburgo fueron menos. Aunque Felipe V había celebrado Cortes en Aragón y Cataluña (1701-1702), en las que la nobleza de estos territorios había salido muy beneficiada, existía un malestar generalizado, sobre todo en Valencia, acentuado por las malas cosechas y por el rechazo histórico que existía en los territorios de la antigua Corona de Aragón contra Francia.

Detalle del cuadro de María Luisa Gabriela de Saboya, pintado por Juan García de Miranda en el primer cuarto del siglo XIII. Se conserva en el Museo del Prado.

Detalle del cuadro de María Luisa Gabriela de Saboya, pintado por Juan García de Miranda en el primer cuarto del siglo XVIII. Se conserva en el Museo del Prado.

Las Cortes celebradas en 1702, en Zaragoza, fueron las últimas del Antiguo Régimen. La reina María Luisa de Saboya (1701-1714), esposa del rey Felipe V, llegó a la ciudad el 25 de abril de ese mismo año, con el objetivo de presidirlas y conseguir apoyo para el monarca. En esta asamblea, prorrogaron los fueros y actos de Cortes temporales, entre otras medidas, y ofrecieron a la reina un donativo de 800.000 reales.

El arzobispo actuó de anfitrión para María Luisa de Saboya durante el tiempo que permaneció la soberana en la ciudad, quien se hospedó en la casa del prelado, y en su salón principal tuvo lugar el besamanos a la reina. Como agasajo, se puso en escena una máscara de los mercaderes (una celebración con música, danza e interpretación, en la que se emplean máscaras) en el patio del palacio arzobispal, el 27 de abril, a las cinco de la tarde.

Estas Cortes estamentales del Antiguo Régimen dejaron de existir en 1711, por orden del rey, tras los Decretos de Nueva Planta. Felipe V sancionó al Reino de Aragón por su apoyo a Carlos de Austria, su enemigo en la Guerra de Sucesión Española. Con ellos, eliminó los fueros de Aragón y su derecho civil, e instauró un sistema político absolutista del poder, centralizando y unificando las estructuras de gobierno.

Os dejamos con una imagen curiosa, es un cuadro del rey Felipe V colgado boca abajo, que se encuentra en el Museo de l’Almodí de Xàtiva (Valencia). Esta localidad fue también partidaria de Carlos de Austria y tras su conquista, Felipe d’Anjou (Felipe V) ordenó, como represalia, desalojar las viviendas e incendiar la ciudad. Como acto de venganza simbólica, a mediados del siglo XX el conservador municipal del museo decidió colgar el cuadro boca abajo.

Cuadro del rey Felipe V, expuesto boca abajo en el Museo de l'Almodí de Xàtiva (Valencia) y realizado por Josep Amorós en 1719.

Cuadro del rey Felipe V, expuesto boca abajo en el Museo de l’Almodí de Xàtiva (Valencia) y realizado por Josep Amorós en 1719.

Bibliografía: 

BUESA CONDE, D., “La diócesis de Zaragoza. Aproximación a su historia”, en VV. AA., El espejo de nuestra historia [Zaragoza, San Juan de los Panetes, Lonja, Palacio Arzobispal, 5 octubre 1991 – 6 enero 1992], Zaragoza, Arzobispado de Zaragoza, 1991, pp. 29-65.

FATÁS, G. (dir.), Prontuario aragonés del reino y la corona de Aragón, Cortes de Aragón, Zaragoza, Cortes de Aragón, 2014.

RUIZ ORTIZ, M. A., “LA Guerra de Sucesión Española: 1701-1715”, Revista de Claseshistoria, publicación digital de Historia y Ciencias Sociales, nº 178,  2010 [en línea].



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies