SALA 10

Esta galería superior deja a la vista la estructura de la fachada de mediados del siglo XVI, correspondiente a la reforma del palacio renacentista del arzobispo Hernando de Aragón. Al avanzar, se puede ver de cerca la parte superior de la fachada gótica de la capilla de Dalmau de Mur, descubierta en la restauración del edificio tras estar emparedada desde el siglo XVI.

 

La selección de obras que aquí se muestran nos permite comprender el desarrollo de la religiosidad y la estética entre los siglos XVI y XVII, en manos de algunos de los artistas más representativos. Desde la serenidad y equilibrio renacentistas plasmados en la obra del escultor Damián Forment y su discípulo Gabriel Yolí, hasta alcanzar una mayor expresividad con el arte barroco. Vemos algunos ejemplos de ello en el conjunto de los “Niños Jesuses”. Siguiendo el modelo creado por Martínez Montañés hacia 1600, reflejan el interés de aquella época por  reforzar la realidad humana de Dios,  captando la esencia del mundo de la infancia, encarnado en el Niño Jesús.

Esta galería superior deja a la vista la estructura de la fachada de mediados del siglo XVI, correspondiente a la reforma del palacio renacentista del arzobispo Hernando de Aragón. Al avanzar, se puede ver de cerca la parte superior de la fachada gótica de la capilla de Dalmau de Mur, descubierta en la restauración del edificio tras estar emparedada desde el siglo XVI.

 

La selección de obras que aquí se muestran nos permite comprender el desarrollo de la religiosidad y la estética entre los siglos XVI y XVII, en manos de algunos de los artistas más representativos. Desde la serenidad y equilibrio renacentistas plasmados en la obra del escultor Damián Forment y su discípulo Gabriel Yolí, hasta alcanzar una mayor expresividad con el arte barroco. Vemos algunos ejemplos de ello en el conjunto de los “Niños Jesuses”. Siguiendo el modelo creado por Martínez Montañés hacia 1600, reflejan el interés de aquella época por  reforzar la realidad humana de Dios,  captando la esencia del mundo de la infancia, encarnado en el Niño Jesús.

Este detalle corresponde a la obra “Llanto ante el cuerpo yacente de Cristo”, realizada por Damián Forment. Formaba parte del retablo de la parroquia de la Magdalena, en Zaragoza. Esta composición transmite el equilibrio y el dolor contenido propios del Renacimiento, ya que Damián Forment fue el mayor representante de este estilo en Aragón, realizando obras tan importantes como el retablo mayor de la catedral-basílica del Pilar, el retablo de la catedral de Huesca o el retablo de la catedral de Santo Domingo de la Calzada.

Dentro de las representaciones más relevantes en el arte barroco español se encuentra la imagen de la Inmaculada Concepción. En esta sala podemos ver dos esculturas que siguen la iconografía fijada en el siglo XVI, según la cual, siempre figura acompañada por elementos simbólicos extraídos de diferentes textos bíblicos, como se aprecia en la Inmaculada procedente de la parroquia de San Felipe y Santiago el Menor. Así, las nubes, los querubines y la media luna sobre los que se sitúa la imagen de la Virgen, han sido extraídos del Apocalipsis. Aunque fue en el medievo cuando surgió su devoción, fue en 1845 cuando se definió como dogma, la encíclica de Pío IX.

Este detalle corresponde a la obra “Llanto ante el cuerpo yacente de Cristo”, realizada por Damián Forment. Formaba parte del retablo de la parroquia de la Magdalena, en Zaragoza. Esta composición transmite el equilibrio y el dolor contenido propios del Renacimiento, ya que Damián Forment fue el mayor representante de este estilo en Aragón, realizando obras tan importantes como el retablo mayor de la catedral-basílica del Pilar, el retablo de la catedral de Huesca o el retablo de la catedral de Santo Domingo de la Calzada.

Dentro de las representaciones más relevantes en el arte barroco español se encuentra la imagen de la Inmaculada Concepción. En esta sala podemos ver dos esculturas que siguen la iconografía fijada en el siglo XVI, según la cual, siempre figura acompañada por elementos simbólicos extraídos de diferentes textos bíblicos, como se aprecia en la Inmaculada procedente de la parroquia de San Felipe y Santiago el Menor. Así, las nubes, los querubines y la media luna sobre los que se sitúa la imagen de la Virgen, han sido extraídos del Apocalipsis. Aunque fue en el medievo cuando surgió su devoción, fue en 1845 cuando se definió como dogma, la encíclica de Pío IX.

¿Sabías que?…

 

  • Damián Forment falleció en 1540 y poco después, en 1545, tuvo lugar el Concilio de Trento y, con él, el inicio de la Contrarreforma. Este contexto favoreció el inicio del arte barroco.

¿Sabías que?…

 

  • Damián Forment falleció en 1540 y poco después, en 1545, tuvo lugar el Concilio de Trento y, con él, el inicio de la Contrarreforma. Este contexto favoreció el inicio del arte barroco.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies