Cafetería

daniel salvador

El espacio de la cafetería del Alma Mater Museum de Zaragoza, se sitúa, al igual que todo el conjunto, en la parte más antigua del Palacio Arzobispal, pudiendo ver en sus muros las huellas de épocas que tuvieron en este lugar uno de sus principales escenarios, como los arranques de unas escaleras en el muro que, en algún momento del pasado, condujeron a las dependencias privadas del prelado y los reyes de Aragón, situadas en este edificio.

La manzana en la que se emplaza el Palacio tuvo durante siglos la condición de frontera con la primitiva Puerta del Ángel –acceso a la ciudad desde el puente de piedra- y con la catedral del Salvador, levantada sobre el solar de la antigua mezquita alhama de la ciudad musulmana, que ocupó a su vez el espacio en el que se erigía un templo romano.

El área en la que se sitúa el Museo corresponde a la zona más septentrional del Palacio Arzobispal, que hunde sus raíces en las primitivas estancias de las Casas del Obispo, una serie de edificaciones construidas siguiendo la longitud de la antigua muralla que miraba al Ebro desde su margen derecha, y diversas zonas interiores abiertas que ordenaban la superficie en la que convivieron el poder real, el poder episcopal y el poder legistalivo del reino aragonés.

En el Alma Mater Museum de Zaragoza el edificio dialoga con la colección, interactuando y ofreciendo al visitante una visión más completa de la realidad histórico-artística de Aragón. La primera muestra de ello la observamos en este espacio, presidido por un conjunto de 24 lienzos pintados por el artista Martín Ruiz Anglada en 1978. Esta obra, titulada Consolatrix Afflictorum, encarna con sus pinceladas una Glorificación de María que estaba pensada para una bóveda de la Basílica de Nuestra Señora del Pilar. El tema elegido es una letanía de la Virgen, “Consuelo de los Afligidos”, que remonta sus orígenes al mundo altomedieval cuando se plantea la idea de la Virgen como intercesora de los hombres ante Dios. El artista reinterpreta esta iconografía otorgándole un lenguaje sugerente, con una figuración semiabstracta que se distribuye en torno a un esquema muy simbólico presidido por un círculo de luz blanca que asciende y que representa a la divinidad.

cafe

Abierto De Martes a Sábados: De 9.30 a 18.00 h. Domingos: De 9.30 a 14.30 h.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR