LA MODERNIDAD DE SOR ISABEL GUERRA

UNA DOBLE VOCACIÓN

               Hay obras de arte en las que se puede percibir una atmósfera casi palpable. Personajes con alma latente. Luz sutil, gestos delicados aún en los trazos de objetos inanimados. Detrás de estas obras hay un artista cuya destreza surge de la vocación y la perseverancia. Es el caso de sor Isabel Guerra (Madrid, 1947).  Con ella cerramos el ciclo de autores contemporáneos, cuya obra está presente en la colección permanente de Alma Mater Museum.

Sor  Isabel Guerra, monja cisterciense y artista, desarrolló esta doble vocación desde su infancia. Con tan sólo 12 años sintió la llamada a ser una persona consagrada a Dios, además de mantener un hábito incesante de dibujar y pintar. Ambas facetas  conviven en ella como una unidad, entendiendo el arte, tal y como ella lo define: como “la expresión de lo que tú sientes y vives”.

El capítulo 57 la Regla de San Benito, que rige la orden cisterciense,  dice lo siguiente: “Si hay artesanos en el monasterio, que trabajen en su oficio con toda humildad, si el abad se lo permite”. Y así sucedió. Desde que ingresó con 23 años como novicia, en el convento cisterciense del Monasterio de Santa Lucía de Zaragoza, pudo seguir pintando y perfeccionar su técnica y su lenguaje expresivo. De esta forma, partiendo de la idea de que la pintura es un oficio “que tiene alma y tiene que tiene arte”, ha creado obras llenas de una emoción mística y una calidad artística con las que ha desarrollando un estilo hiperrealista del que es referente.

Retratos oficiales de los últimos cuatro arzobispos. Sor Isabel Guerra. Óleo sobre lienzo. De izquierda a derecha: Don Pedro Cantero Cuadrado, Don Elías Yanes, Don Manuel Ureña y Don Vicente Jiménez Zamora.

Desde niña mostró un espíritu inquieto, que le impulsó a estudiar a fondo la herencia artística que tenemos, a través e exposiciones y de libros,  y a experimentar con el empleo de diversidad de técnicas artísticas, desde el dibujo con carboncillo y sanguina, hasta el óleo, la obra gráfica y la pintura digital.  El color y la luz son los protagonistas en sus obras, cuya temática se centra en lo cotidiano. Para sor Isabel Guerra, esta luz ayuda a construir un espacio de intimidad y trascendencia, que sigue teniendo interés para mucha gente, aunque no sea habitual hablar de ello.

A través de sus obras consigue transmitir un mensaje de paz y serenidad con la combinación  sutil de la luz y composiciones sencillas que reflejan la historia presente en cada elemento que nos rodea. Tal y como nos dice la artista, es este servicio del arte como medio de comunicación entre la obra pictórica y el espectador, el que la convierte en una obra de arte y no un simple objeto.

 

SU OBRA EN ALMA MATER MUSEUM

En la colección permanente del museo podemos ver varias obras de esta gran artista, realizadas con diferentes técnicas.  Nada más acceder al museo por el Paseo Echegaray, nos da la bienvenida la infografía “Obertura para un museo”, Un collage fotográfico construido a partir de un software de edición e impreso en placas de aluminio blanco. La composición muestra escenas del trabajo de restauración previo a la inauguración del museo en marzo de 2011, fragmentos de obras de la colección permanente del museo, y del propio edificio.

Obertura para un museo. Isabel Guerra. 2011. Impresión sobre placas de aluminio blanco. Situada en el acceso al museo por el Pso Echegaray.

En el Salón del Trono, situado en la tercera planta del Palacio Arzobispal y del museo, puede contemplarse la técnica magistral con el óleo en los retratos de los cuatro últimos arzobispos, integrados en la galería de retratos oficiales de los prelados zaragozanos.  Partiendo de una técnica velazqueña evoluciona en la figuración hasta lograr un hiperrealismo lleno de vida.

Salón del Trono del Palacio Arzobispal de Zaragoza y de Alma Mater Museum.

Retrato del arzobispo Don Vicente Jiménez Zamora. 2019. Sor Isabel Guerra. Óleo sobre lienzo. 2019

En el acceso a la Sala Identitas, situada en la sala IV del museo, nos recibe         la pintura digital titulada “Alfonso I el Batallador y la familia real de Aragón”. Aúna en su composición la esencia de la exposición de esta sala, en donde se describen los hitos y personajes fundamentales de la historia de Aragón.

Constituye una obra de gran modernidad, al recurrir a herramientas propias del mundo digital. Bajo su punto de vista, la pintura digital tiene “el mismo valor artístico que  cualquier otro tipo de expresión plástica”, con la cualidad de presentar una gran durabilidad frente a otras técnicas que sufren más el desgaste del tiempo, y de la posibilidad de imprimir la obra en multitud de soportes diferentes: desde láminas de aluminio, hasta papeles artesanos de algodón.

Alfonso I “el Batallador” y la familia real de Aragón. Sor Isabel Guerra.  2019. Situada en el acceso a la sala IV del museo.

SU TRAYECTORIA Y LEGADO

               La obra de sor Isabel Guerra compone un discurso visual basado en la coherencia y la verdad, la sinceridad con uno mismo y sus emociones, así como la sensibilidad por el entorno cotidiano.  Estos principios, junto a la práctica del lema benedictino “ora et labora”, “ora y trabaja”,  la ha consagrado como una gran artista, desde que se dio a conocer al público con su exposición individual en la sala Toisón, de Madrid, en 1970, a la edad de 15 años.

Desde entonces ha obtenido numerosos galardones y su obra está expuesta en museos, templos, catedrales e importantes colecciones de galerías de arte.

Además de su carrera como artista plástica, ha publicado libros, destacando la publicación de “El libro de la paz interior. Pinturas y mensajes”, editado por primera vez en el año 2005.

Su trayectoria artística le ha hecho valedora del reconocimiento como Miembro Honorífico de la “Real Academia de Nobles y Bellas Artes de San Luis” y miembro Correspondiente de la Real Academia de Bellas Artes y Ciencias Históricas de Toledo”. Dos nombramientos que no son más que una consecuencia merecida de su arte.

 

BIBLIOGRAFÍA Y REFERENCIAS WEB:

BUESA CONDE, D.,  coord., Exposición Isabel Guerra 2015. Pintura, dibujo y fotografía, Fundación Ibercaja, Zaragoza, 2005.

GUERRA, I., El libro de la paz interior. Pinturas y mensajes, Styria, Barcelona, 2005.

www.isabelguerra-oficial.com

 



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies